07
nov 12

‘N’

‘N’ de nunca, de nada, de norte perdido, de náusea, de ninguno, de negativo,de necesidad, de nubes negras, de noche, de navaja,  de nebuloso, de negrura, de norma…

Pero también ‘N’ de nieve, de nacer, de novela interesante, de nombre, de nardos, de novia, de noria de feria…

de ninfa, de nenúfar, de nobleza de carácter, de nadar, de Nestea, de nuevo, de nostalgia de verano, de naranja…

de nàcar, de nata, de niños, de nota afinada, de neón, de nueces, de norte verde, de nanas, de Nutella, de noviembre…

Imágenes vía Pinterest

 

 


03
oct 12

Rose, je t’aime

Poderoso y frágil, inocente y pícaro, optimista o lánguido. El rosa es un color de contrastes. Este es mi particular alegato a un color tachado siempre de cursi o asociado al remilgo femenino. ¿Y al final no queremos todos ver un poco la vida de color de rosa? Para el gris ya está el pan de cada día. Rose, je t’aime.

La rosa

La rosa, la rosa pura.
Quiero mandarte la pura rosa.
La que no tiene símbolo ni signo.
La que no pese
porque recuerda un recuerdo.
La que no cante
porque se cogió con el gozo.
La que no tenga fecha,
la que sea su nacimiento puro
sucediendo a su mismo capullo.
La que no diga: “Me quieres”, ni: “Te quiero”.
La que diga tan sólo: “Soy mis pétalos,
mi color, mi forma, soy la rosa pura. Tómame”.
La que no pida
que te la pongas en el pecho.
La que se contente con el encuentro
de su color y tus ojos,
de tu mirada, un instante.
Con el contacto
de su materia y tu vida: tu mano, un instante.
La que te deje vivir
sin rosas, si tú no quieres
tener la rosa en tu vida.

Pedro Salinas

PD: Muchas de las imágenes pertenecen a Rôses by…Lancôme, un libro precioso que recoge la visión de diferentes fotógrafos y artistas sobre esta flor. ¡Muy recomendable!

 ♫ ♪ Música: Neon Rose, de Jesse Woods

 

Imágenes de The Cherry Blossom Girl, Rôses by…Lancôme y Pinterest


16
may 12

Moda sostenible

¿ Sabíais que en producir( sólo en producir)una camiseta de algodón, se invierten 2.700 litros de agua? Yo no tenía ni idea, pero es algo que descubrí en la II Semana de la Moda Sostenible de Donostia gracias a Gema Gómez, fundadora y directora del Slow Fashion Spain, una plataforma que aboga por difundir en nuestro país un concepto de moda sostenible, ético y responsable desde el origen desde una prenda hasta su muerte. Es el pensamiento cradle to cradle (de la cuna a la cuna), el buscar una forma más inteligente de producir y consumir moda.  Es intentar pensar en todo el ciclo de vida de la prenda, desde las mismas materias primas que se emplearán para crearla hasta solucionar lo que será de ella cuando acabe su vida útil.

Podréis ver pronto la entrevista que hice a Gema Gómez en el blog de la revista Stylo, pero hablando con ella descubrí no solo que soy una pésima consumidora de moda, sino que el mundo de la moda sostenible no es  comprar una camiseta de algodón orgánico, adquirir un par de sandalias de la colección de comercio justo que ha sacado una multinacional o traer tu viejo bikini a cambio de 10 litros de ahorro de agua. No.

Música: “Sorrow”, de The National

La moda sostenible va mucho más allá y se debe buscar en el mismo ADN de las firmas, como decía Gema. La moda sostenible es aquella que persigue “el impacto cero”, tratando de generar bienestar en su entorno a la vez que el mínimo impacto. Y muy pocas lo consiguen. Desde luego, ninguna multinacional. Pero aunque sea difícil, al menos algunas logran ser conscientes de la importancia de una industria de moda que genere un valor no solo económico, sino también ecológico, cultural y social.

Por supuesto, ser un consumidor “sostenible” tampoco es fácil. Es bastante complicado, de hecho.  Para empezar, falta conciencia ecológica y consumo responsable( bochornoso, pero yo misma me incluyo entre las consumidoras del junk fashion o moda basura de usar y tirar). Para seguir,  porque es inevitable que lo sostenible sea más caro al ser cuidadoso, justo y responsable con sus trabajadores, con sus procesos industriales, con el entorno, con sus etiquetados, packaging y envíos(algo que las multinacionales y muchas marcas no hacen). También porque aquí todavía es difícil encontrar alternativas sostenibles accesibles  y,  porque como todavía es un mundo naciente, a muchas marcas les falta un plus de diseño y estética.

Por eso mismo, os dejo aquí algunas, marcas, proyectos e ideas relacionadas con la moda sostenible que Gema nos chivó y me parecieron interesantes. Demuestran que hay algo que se está moviendo en la industria, que cada vez estamos yendo de una moda egocéntrica a una más social e impulsora de lo diferente, lo personal y creativo.

Ecoluxe London: el mundo del lujo también puede intentar ser más sostenible. Las firmas que integran este grupo implementan criterios de sostenibilidad ética en todo el proceso creativo, manufacturesro y comercial.

United by blue: comunidad global unida para intentar hacer cada vez más pequeños los gigantescos islotes de basura y plásticos de los mares y proteger el ecosistema marino. A su vez, sus productos han sido creados con criterios de sostenibilidad.

Helen Rödel:el ganchillo, el punto y el crochet manuales no tienen por que ser anticuados o rancios.

The Ropantic Show: una de las tendencias más fuertes está siendo la vuelta a las prendas vintage y al trueque así como el DIY( Do it yourself o hazlo tu mismo). Esta iniciativa española recoge ese movimiento y permite intercambiar piezas de ropa, aprender a realizar tus prendas e incluso exponer arte textil.

Toms: defiende el uno por uno y por cada par de zapatos(realizados con materiales y procesos que respetan el medo ambiente) que vende esta firma de calzado, hay un niño que recibe otro.

Proyecto 333: vivir con menos es posible para Proyecto 333, un  experimento que incentiva a juzgar a fondo el contenido de tu armario durrante tres meses para utilizar sólo 33 prendas y accesorios( interesante…¿será posible?).

Maiyet:  esta marca de moda casa las antiguas tradiciones con el mundo del diseño(y muy bueno)para crear colecciones originales y atractivas. Sus prendas las realizan  artesanos en  Colombia, India, Italia, Kenya, Mongolia y Perú justamente pagados y en condiciones laborales que favorecen el desarrollo local.

The IOU project:me gusta un montón esta inicitiva que trata de unir a las personas que crearon la prenda con quien la viste, defendiendo así que cada prenda tiene una historia. Así, podemos conocer al tejedor qae creó la pieza de tela de un vestido en su taller artesanal de la India, y a la señora italiana que dio forma y cosió esa tela hasta convertirla en un vestido, que a su vez ha comprado una chica sueca. Es solamente un ejemplo de esta red a la que puedes unirte.

Kuyichi: vaqueros orgánicos producidos con alma y con conciencia, eso es lo que dicen.

Imagen de Maiyet.

 

 

 

 


15
abr 12

Llovía y llovía

Llueve, llueve y no deja de llover. Uno se levanta con la vaga sensación de que todos los días son iguales. Esa misma luz fría, el constante cielo encapotado y los mismos  goterones deslizándose por mi ventana Velux. Estos días es mirar al exterior y que te invada una melancolía…

A pesar de ello,  me doy cuenta de que la lluvia es también bonita, a su manera.  Si miras bien, puede ser incluso mágica y divertida. Todo posee una humedad palpitante de vida.  Se refleja en los charcos formados en las irregularidades del suelo, en los riachuelillos de los bordes de las carreteras que corren, rápidos, a colarse a borbotones por las alcantarillas arrastrando hojas, palos y basura acumulada.

Hay algo especial en la forma en que las calles brillan después de haber llovido y,  ¿no os encanta el olor después de que haya caído un chaparrón?  o ¿ la sensación de sentirte protegido bajo tu paraguas mientras oyes las gotas deslizándose sobre él?

Música: Raindrops keep falling on my head, de B.J. Thomas

A mí, por ejemplo, me encantan las tormentas de verano. Esas que te pillan en la playa o andando en bici, que aparecen por sorpresa y que, cuando se van, dejan la promesa de un día brillante. La lluvia puede ser melancólica, pero hay también algo de salvaje, de desafiante libertad y de expansión de los sentidos, en exponerse bajo las gotas.  Te mojas sí, pero hay algo muy sensorial( incluso sensual) en ello.  ¿No son acaso las escenas románticas bajo la lluvia algunas de las más memorables del cine?

Una amiga mía se empeña en ir sin paraguas cuando el cielo empieza a llorar, le gusta sentir la humedad en el rostro. Yo lo he probado alguna vez y, aunque siga sin entender la razón, es cierto: hay un algo juguetón, una especie de felicidad infantil y libre, que se desata cuando bailas bajo la lluvia.  Parece de alguna manera limpiar todo, borrar la suciedad y deshacer lo que nos ahoga.

Imágenes vía Pinterest


17
ene 12

Esos pequeños tesoros

¿Nunca has tenido un cofre secreto donde guardas todos tus maravillas? El libro Encyclopedia of the Exquisite: An Anecdotal History of Elegant Delights, transforma la imagen tradicional de enciclopedia y se convierte en un cofre de papel que encierra tesoros entre sus páginas. Jessica Kerwin Jenkins  crea una especie de gabinete de curiosidades en un libro que rezuma exotismo, misterio y una esencia renacentista, para hacer un viaje por esas pequeñas cosas que nos hacen sentirnos más felices y que son para ella el verdadero lujo.

Paseando entre  los mundos del arte, la moda o la belleza a lo largo de la historia, cada una de sus 100 entradas explora diferentes formas de aprovechar los disfrutes que la vida nos depara y que el hombre ha creado, siempre sin arruinar nuestros bolsillos. Esta enciclopedia nos lleva a comer una jugosa pera variedad Bartlett con Luis XIV( sus favoritas), a conocer la historia de los globos aerostáticos o la del conffeti, invita a darse un baño de leche caliente como la misma Cleopatra o explica el origen de los caleidoscopios.

En este mundo de la producción en masa, se agradece una búsqueda de la esencia de  placeres cotidianos eternos, especiales y sencillos a la vez. Como Jenkins dice, “el conocimiento, puede hacerte sentir rico sin obligarte a abrir tu bolsillo, y puede convertir y reconvertir el mundo, otra vez, en algo vasto y nuevo”.

Esta encilopedia sensual y refinada, ordenada alfabéticamente y con ilustraciones de estilo antiguo, presta sus páginas a describir objetos y situaciones bellas y atractivas.  En este cofre hay espacio para todo tipo de curiosidades: el Champagne, el  Elephantine Colossus (uno de los diversos edificios  con forma de elefante contruidos en el siglo XIX) , el cancán, los falsos lunares de belleza, el traje de luces o los silbidos. También hay espacio para musas, desde Madame de Staël a Yoko Ono.

Una se imagina tumbada en una chaise longue durante una tormenta, leyendo sobre la historia del diván envuelta en una bata de seda y con un turbante de terciopelo, como una diva de los años 30. O cocinando un auténtico gelato italiano  mientras una contempla su reflejo en copas de cristal de Bohemia. Quizá incluso llevando puestas unas joyas italianas renacentistas muy especiales elaboradas con baba de serpiente. ¿Y quién puede resistirse al “Xiguo jifa”, un texto del siglo XVI que describe una técnica mnemotécnica para organizar lo que deseas recordar en un “sitio de memoria”?

Todo eso tiene espacio en un libro curioso e inusual, que llama la atención desde su cuidada y atractiva edición, para luego atrapar con una selección de rarezas que enganchan por su originalidad y que son, al final, pequeños tesoros que la vida y la historia nos han legado. Me encanta que la autora concluya con una entrada al uso que hace Yoko Ono de la universal expresión del optimismo: sí.

Imágenes de Amazon