25
nov 12

Planes en compañía de Angus Stone

Sí, lo sé. Soy un poco pesada con este cantante. Lo conocí cuando formaba parte de un dueto junto a su hermana Julia, pero desde que Angus Stone empezó su carrera musical en solitario, me he vuelto adicta. En serio, como me dan prontos y si algo me gusta no dejo de escucharlo, pues últimamente no hago más que darle al replay en sus canciones una y otra vez.

Bueno, el caso es que este australiano sacó en primavera su segundo álbum, Broken Brights, tras Lady of the Sunshine(que también está muy bien) y… ¡no sé porqué he esperado tanto para hablaros de él! Me gustan mucho su estilo, tanto musical como la estética de su página web, de los discos, de los vídeos de las canciones y la suya propia ;)

 Y ahora unos planes que pegan con la música de Angus y la temporada invernal en la que nos adentramos. Para cada canción del disco, un plan:

- Wooden Chair(tiene vídeo): para un camping invernal con tus amigos en un bosque: hogueras, risas, guitarra y cervecitas.

-River Love: tomar un chocolate con churros en la mejor compañía y luego ir en coche sin rumbo fijo.

Broken Brights(¡¡mi favorita!!tiene vídeo): Preparar una romántica cena al calor de la chimenea(y una copita de vino que no falte para entrar en calor).

-Bird on the buffalo(tiene vídeo): ésta canción puede seguir a la cena…

- The Apprentice of the rocket man: sacar al perro es buen momento para escuchar buena música(  e igual vislumbras al rocket man volando entre las montañas).

Be what you Be: para poner el árbol y demás decoración navideña junto a tu familia y amigos.

-Monsters(tiene vídeo): dar un paseo solitario por el borde del mar para reconciliarte con tus propios monstruos.

- Only a Woman: tomar una copa en un bar alternativo cool con tu pareja/amigo-a especial…

It was blue:  se me ocurre apta para un paseo en moto(tiene que ser una MOTO en mayúsculas, es decir, Harleys y demás) al atardecer y excediendo un poco la velocidad.

Clouds above( tiene vídeo): va con un espumoso baño relajante para calentarnos del frío de la calle.

End of the World: para escuchar de fondo mientras envuelves los regalos de Navidad(mientras piensas que como no aciertes va a ser el fin del mundo, en serio).

-The Blue Door: perfecta para cuando estés en ese estado mental en el que deseas huir de la gente y dar una vuelta solitaria por el barrio, ver los escaparates, las luces de la ciudad, y la luna brillar en el cielo nocturno.

 

 

 

 

 


19
nov 12

La magia de una pared

Los que me conocen saben que la decoración es un campo que me interesa mucho. Y si hay algo que me fascina dentro de ella es el poder transformar una pared en blanco en algo que refleje la personalidad y el gusto de sus propietarios. Como en todo, y también hablando de paredes,  nunca me ha atraído el minimalismo, prefiero los espacios que rezumen vida. Por eso me llamó la atención el libro Creative Walls. Escrito por Geraldine James es, básicamente, una compilación de paredes.

 Una pared vacía es como un lienzo que uno puede llenar como desee, y es esa diversidad es lo que más me gusta y la que el libro demuestra.  Mediante casas particulares reales, la autora a buscado paredes muy variadas y curiosas. Las hay decoradas con cornamentas de ciervo( de las que cuelgan cristales que eliminan su posible matiz tétrico), paredes llenas de postales recibidas por su propietaria, una cocina con una colección de botellas de vidrio antiguas, otra pared con varios cuadros que conforman una sola imagen…Vamos, que en cuanto a paredes se refiere, las posibilidades son infiniiiiiiiiiiiiiiiiitas. Ahora solo queda usar un poco la imaginación y poner en práctica algunas de las ideas del libro, ¡os lo recomiendo¡

Música: Wonderwall, de Oasis(versionada por Cat Power)

Una serie de fotografías en blanco y negro rotas por el rojo de la lámpara, del libro y de alguna foto concreta, produce un efecto interesante.

Un espacio de paredes llenas de espejos, que reflejan la luz y amplifican el espacio.

A veces no hace falta abarrotar el espacio, un antiguo panel de una firma de gasolina o un pedazo de madera son suficientes.

No tengo derecho sobre ninguna imagen del libro. Todas pertenecen a Creative Walls, de Geraldine James. Editorial Cico Books.


07
nov 12

‘N’

‘N’ de nunca, de nada, de norte perdido, de náusea, de ninguno, de negativo,de necesidad, de nubes negras, de noche, de navaja,  de nebuloso, de negrura, de norma…

Pero también ‘N’ de nieve, de nacer, de novela interesante, de nombre, de nardos, de novia, de noria de feria…

de ninfa, de nenúfar, de nobleza de carácter, de nadar, de Nestea, de nuevo, de nostalgia de verano, de naranja…

de nàcar, de nata, de niños, de nota afinada, de neón, de nueces, de norte verde, de nanas, de Nutella, de noviembre…

Imágenes vía Pinterest

 

 


25
oct 12

Los bolsos de Laura Vela

Adicción:

1. f. Hábito de quien se deja dominar por el uso de alguna o algunas drogas tóxicas, o por la afición desmedida a ciertos juegos.

2. f. desus. Asignación, entrega, adhesión.

3. f. Los bolsos de Laura Vela.

Pues sí, los bolsos de la diseñadora española Laura Vela me gustan muchísimo por la mezcla de pieles, colores y estampados, unidos a un diseño que me parece muy estiloso sin dejar de ser práctico. Afincada en Nueva York, sus creaciones están teniendo gran éxito entre la high society neoyorkina y entre actrices y chicas it. Wow,wow,wow!

Yo  cuando los descubrí  sentí un flechazo, aunque es un amor imposible, pues, por desgracia, ¡ no son nada baratos!

Música: “My Bag”, de Lloyd  Cole & The Commotions

 


20
oct 12

El encanto de Iparralde

Nada me puede gustar más que descubrir lugares y encontrar los rincones más curiosos en los sitios más inesperados. Ascain, Ainhoa y Ezpeleta  son tres pueblecitos del país vasco-francés donde no había estado nunca, cada cuál más pintoresco.

Encerrados entre montañas y rodeados de verde, parece que en ellos el tiempo  ha quedado congelado con placidez.  Huelen a pimienta, a macaroons, a pimiento rojo secado al sol,  queso artesano y pastel vasco. En sus calles irregulares, de casas blancas con vanos de ventanas y puertas rojos, verdes, azules; uno no se espera encontrar galerías de arte y tiendas tan curiosas como las que me fui topando.

Se nota incluso aquí, perdidos en el monte, el charm francés: todo está muy cuidado y hecho con gusto. Son pueblos de casas  antiguas tradicionales pero perfectamente conservadas y con rinconcitos preciosos. Las iglesias de Ainhoa y la de Ezpeleta son además muy distintas a las que podemos encontrar a nuestro lado de la frontera, tienen definitivamente un toque arquitectónico francés, y en los cementerios que las rodean podemos ver unas lápidas circulares llamadas discoidales,  típicas de la cultura vasca y de origen ancestral.

Música: Ton héritage, de Benjamin Biolay

Me llamó la atención un comercio muy atractivo y original que jamás hubiera imaginado en en estos pequeños pueblos. Tiendas repletas de mantelerías de colores, restaurantes familiares con menús en pizarras y farolillos en las terrazas, un artesano fabricante de piezas de vidrio espectaculares, una exposición de esculturas hechas con cucharillas de metal(impresionante), una tienda de bistutería preciosa, otra de perfumes y cosméticos artesanales, tiendas gourmet muy apetitosas o un showroom de dos jóvenes artistas donde se podían encontrar mil tesoros, desde lámparas con forma de seta que parecían sacadas de un cuento a curiosas esculturas animales, cuadros con tinta china o muebles esculpidos de piezas de madera en forma de pera.

Lo más alucinante de todo fue toparnos, en plena calle principal( y casi única) de Ainhoa, con un hombre que estaba colocando en la elegante balaustrada de la escalera de un edificio palaciego una serie de piezas de joyería increíbles. Un collar enorme alrededor del cuello del  angelote que remataba la escalera, unos pendientes colgando de una protuberancia de la barandilla…

Me acerqué para sacar unas fotos pero no me lo permitió, explicándome que era diseñador de joyería de alta costura para Chanel o Jean Paul Gaultier y que las piezas estaban protegidas. Eso sí, nos invitó a echar un vistazo al recibidor del palacio:  alucinante.  Lo mejor era el propio diseñador, que no podía ser más prototípicamente francés: camiseta marinera, pantalones capri y boina ladeada.  Os lo aseguro. Surrealista. Si queréis saber sobre él, su página web es Le monde d’obré énéa