Monster’s Ball, un baile lleno de desgracias

La vida puede ser muy jod… (con perdón).  Tan Jod… que las desgracias no suceden de una en una, sino que se amontonan en la puerta de casa; esperando, acechando para atacar y hundir a las personas.  No, no me he vuelto un deprimido con tendencias suicidas que piensa que la vida no tiene sentido, que todo es una mierda (y ya van tres).  Pero las cosas malas ocurren. Si no que se lo pregunten a Halle Berry y Billy Bob Thorton, protagonistas de Monster’s Ball.

La Cinta dirigida por Marc Foster (Cometas en el cielo, Quantum of Solace, Descubriendo Nunca Jamás) nos acerca a la vida de una familia de Lousiana (sur de los Estados Unidos) integrada por tres generaciones de carceleros en la prisión federal del estado. Tres hombres; un abuelo (Peter Boyle), un padre (Billy Bob Thorton) y un hijo (Heath Ledger) con apenas contacto con el sexo opuesto, que se dedican a arrebatar la vida a los condenados a pena de muerte y que, a excepción de Ledger, defienden valores racistas.

Cuando ya no puede soportar más la presión de sus familiares, Ledger tomará el camino del suicidio lo que desencadenará un cambio radical en su padre (Billy Bob Thorton). Es ahí cuando entra en juego  Halle Berry, una mujer que, tras haber vivido una vida llena de baches y obstáculos, lo pierde todo.

A través de una historia cruda que no deja nada a la imaginación (sobre todo en esas escenas intimas entre Halle Berry y Billy Bob Thorton), Marc Foster refleja la situación que, aún hoy en día, viven en ciertos pueblos sureños de los Estados Unidos. En ese ambiente enfrentado, lleno de odio, entrecruza dos mundos que consiguen salvar las distancias que sus creencias les imponen, y encuentran amparo de sus desgracias el uno el la otra.

Una cinta dura donde las haya, pero que deja al espectador con una sensación de que hasta las peores cosas que le ocurren a uno en la vida pueden dar un giro inesperado, y tomar un camino que  puede llegar a ser mejor del que teníamos planeado en un principio. Al igual que Billy Bob Thorton hace borrón y cuenta nueva con su pasado (sin olvidarse de los errores cometidos, y aprendiendo de ellos), nosotros también podemos proponernos un nuevo objetivo, buscar una nueva dirección y seguirla. Quién sabe; puede que acabe llevándonos a algo mejor de lo que esperábamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>