15
mar 12

Todo el mundo cumple en marzo

Se me está pasando volando. El mes, digo. Marzo… ¡Qué mes! ¿Verdad? No sé, a mí siempre me ha parecido especial. Toda la vida me ha llamado la atención el hecho de que todo el mundo, o casi todo, cumpla años en marzo. ¿Que es mentira? Pues no. Es verdad. Es entrar en marzo y ¡hala! todos los días a felicitar a alguien. A veces hasta a más de uno. Y desde que existe Facebook ya ni os cuento… De hecho, os diré que tres novietes de mi adolescencia cumplían en marzo. ¡Dos de ellos con un día de diferencia! Es alucinante… Bueno, si cuentas nueve meses hacia atrás cobra sentido. Pero mejor no hacerlo y así le damos un poco de emoción al asunto.

En fin, que marzo es el mes de los cumpleaños y por eso lo protejo. Nunca lo borraría del calendario. Digo esto de “borrar del calendario” porque a menudo surge ese tema de conversación en mi cuadrilla. Generalmente, cada vez que entramos en un nuevo mes y una suelta eso de “Buf, febrero, vaya mes más feo”. Y es verdad, lo es. Bueno, sólo cuando no es bisiesto. Los febreros bisiestos me parecen de lo mejorcito y siempre pienso en esas personas que, durante los años no bisiestos, celebran su cumple dos días seguidos, el 28 y el 1. Bueno, al menos yo lo haría así…

Además de febrero (el no bisiesto, claro), tampoco me gusta el mes de noviembre. Lo veo como que estorba, que está ahí para ponerte los dientes largos con la Navidad. Como diciendo: “Mira, mira, ¿la ves? ¡Pues no llegas! ¡Ja, te jodes!”. Encima ese mes es oscuro y empieza hacer mucho frío. No, no me va noviembre. Y abril, bueno… No sé, lo he tenido siempre en medio. Creo que porque generalmente la Semana Santa cae casi siempre ahí y eso me parece un punto muy a favor. Pero tampoco lo considero un mes bonito… Octubre tampoco, está ahí en medio de la nada. Septiembre en cambio sí, mira. Ese mes me gusta porque en la playa casi no hay gente y hay olas enormes. Como junio. Luego están los meses básicos, los que gustan a casi todos, un poco por obligación, porque en ellos o es Navidad o es verano: diciembre, enero, julio y agosto.

El que sí que es precioso es el mes de mayo, ¿no os parece? Mayo es de color verde y naranja y al lado puedes dibujar también un sol. En mayo puedes ir con sandalias y chaqueta ligera, aunque pases frío, da igual. ¡Es mayo, es primavera y casi verano! Hay un montón de planes, la gente está contenta… Las personas que nacen en mayo además me caen bien. Si alguien está embarazada y me dice “Viene para mayo” sólo puedo responder: “¡¿En serio?! Jolin, qué bien, va a ser súper majo, ya veras, todos los de mayo son especiales”. Y lo son, porque no mucha gente cumple en ese mes (o así al menos me gusta imaginarlo). En fin, que yo lo tengo clarísimo: pienso programar mis embarazos para que todas mis hijas nazcan en ese mes. ¡Mayo!