14
mar 12

¿Por qué va tan bien el Lagun Aro?

¿Por qué va tan bien el Lagun Aro? Es la pregunta que familiares, amigos, conocidos y seguidores del equipo me llevan unos cuantos días haciendo. Y es que el cuarto puesto está rompiendo moldes en la propia liga y llamando la atención de todo el mundo. El histórico momento que vive el Lagun Aro es la suma de muchos factores, como suele suceder en casos excepcionales como el que nos ocupa. El equipo está inmerso en una dinámica tan positiva que se ha llenado de confianza y se cree capaz de ganar a cualquiera, tal y como está demostrando. Sito Alonso ha logrado transmitir a la plantilla una actitud de confianza, optimismo y lucha diaria que los jugadores han tomado como suya. Todos van a una, comportándose como un verdadero equipo. La suma de victorias ha hecho que la confianza, como una bola de nieve que cae rodando por una ladera, se haga mayor y mayor cada día que pasa y que el equipo se sienta poco menos que irreductible. La mejor muestra es que el equipo nunca da un partido por perdido y se aferra a él de cualquier manera.

Sito se ha encontrado con un grupo de jugadores ideal para que su filosofía calara. Una mezcla difícil de encontrar entre experiencia y ambición. El Lagun Aro tiene jugadores veteranos con cosas por demostrar: Vidal, Panko, Salgado, Doblas, Papamakarios, Betts… todos ellos de 30 o más años, pero con la ilusión de veinteañeros. Vidal, porque quiere reivindicarse tras dos años en el ostracismo en el Real Madrid; Panko, porque por primera vez en su carrera ha jugado la Copa y quiere estrenarse también en un play-off; Doblas, porque nunca ha gozado de éxitos en la ACB; Salgado, porque quiere demostrar que puede ser el base titular de un equipo ganador y que puede hacerlo bien fuera de Bilbao; Papamakarios, porque es su primer reto fuera de Grecia; Betts, porque en verano estaba sin equipo y aquí está consiguiendo resultados inesperados. La experiencia de este núcleo duro está resultando clave, porque el equipo no se deja llevar por la euforia y sigue manteniendo su inmejorable actitud de entrenarse con seriedad a diario y afrontar a tope los partidos. La moral por las nubes, los pies en el suelo.

Actitud, trabajo y experiencia son tres de las causas del éxito del Lagun Aro, pero sin talento la temporada no estaría siendo tan buena. Y el equipo de Sito también tiene talento. Sus dos estrellas son Panko y Vidal, que son dos de los mejores jugadores de la liga. Uno es el máximo anotador y el otro, el jugador español más valorado. Dan un salto de calidad tremendo. Sin ellos, el equipo probablemente seguiría compitiendo igual de bien, pero tendría algunas victorias menos. Son decisivos en muchos partidos. Los otros dos elementos diferenciadores son Salgado, en su mejor momento, y Baron, que causa el pánico en las defensas rivales. Su lanzamiento ha sido clave en muchos triunfos. Vamos, que calidad también hay de sobra, y Sito la explota con su apuesta por el juego ofensivo y alegre.

Con diez jornadas por delante y las virtudes del Lagun Aro expuestas, la siguiente pregunta es: ¿Aguantará a este ritmo hasta el final? No hay ningún motivo para pensar que no. Los jugadores más importantes no bajan su nivel y físicamente no da la sensación de que la temporada esté pesando. Solo las lesiones podrían frenar al equipo en sus aspiraciones de entrar en el play-off. El segundo hito histórico de la temporada está al alcance.