Neto, sin límites

“Sky is the limit” (“El cielo es el límite”) reza el tatuaje que tiene en el pecho, encima de su corazón. Lo descubrimos en el bonito calendario fomentando los valores del deporte que han protagonizado las jugadoras del Bera Bera y los jugadores del Lagun Aro GBC. La frase, en el cuerpo de Raúl Togni Neto, cobra todo su sentido. ¿Cuál es el límite de este brasileño de 19 años que ya ha causado un gran impacto en la ACB? A tenor de sus primeros partidos en una liga muy exigente para los debutantes, y más para los jóvenes, su límite parece ser… el cielo, justo lo que dice su tatuaje, porque no se le adivina ningún límite. 

Poder presenciar la pasada semana uno de sus entrenamientos individuales en Illumbe resultó muy interesante. Fueron alrededor de 50 minutos de ejercicios ofensivos dirigidos por Sito Alonso. Penetraciones de todo tipo, por la izquierda, por la derecha, acabadas en bandeja o en tiro de 3-4 metros, con pases al pívot o a algún compañero abierto en el triple, amagos, rectificaciones, tiros lejanos… todo un clinic ofensivo. Neto ejecutaba lo que le mandaba su entrenador con una naturalidad pasmosa.

Pero más revelador que ese entrenamiento fue ver cómo hacía esos mismos ejercicios apenas cuatro días después en Badalona, en un partido muy importante. Todas las acciones que propiciaron sus nueve puntos en el tercer cuarto eran repeticiones de lo que hace entre semana en Illumbe. Incluso Sito Alonso, habituado a trabajar con jóvenes, se queda asombrado con la facilidad que tiene para asimilar los conceptos y aplicarlos con esa naturalidad que caracteriza todo lo que hace en la cancha. Como dijo a este periódico Moncho Monsalve, ex seleccionador brasileño y una persona que le conoce muy bien, Neto “tiene talento para este juego, el baloncesto ha nacido en él”.

Su madurez impresiona. No parece el típico base joven precipitado, que se pierde en penetraciones imposibles y no ve a sus compañeros. En once partidos suma 20 asistencias y 11 robos, por 14 pérdidas en 19 minutos de media. Cifras más propias de un base veterano que de un chaval. Pero es que en la cancha Neto no parece tener 19 años ni ser un debutante en la liga.

Hoy por hoy, el brasileño tiene por delante un futuro impresionante, sin techo, aunque en el deporte todo puede suceder, para bien o para mal, porque no es una ciencia exacta. Por ahora trabaja, y trabaja mucho. Además de los entrenamientos junto a sus compañeros, hace tres sesiones semanales individuales, dos de ellas técnicas y otra física. Además, hace sesiones de tiro, tanto desde la línea de personal como desde 6,75. Debe mejorar el tiro y lo sabe, por eso se empeña en superar los retos que le pone Sito. Dos de ellos son: hacer dos series de 18/25 en triples y lanzar cien con la condición de que no falle dos seguidos. Si lo hace, vuelta a empezar. Puede rondar tranquilamente las 20-25 horas de trabajo entre semana. En los deportes de equipo, no es lo habitual.

Desde el club siempre se muestran muy cautos con Neto. Sito y compañía están ilusionados, como no puede ser menos, pero nunca van a lanzar las campanas al vuelo. Lo protegen y lo miman. Quieren que crezca poco a poco, sin ponerle presión. Como ha ocurrido hasta ahora, saben que jugará partidos muy buenos y otros muy malos y que, como hizo contra el Alicante con ese triple, tomará alguna mala decisión en los finales de partido. Pero solo el hecho de tirarlo demuestra que tiene madera de estrella. Como aún no habla con la prensa, habla en la cancha. Y con cosas como las que hizo en Zaragoza o en Badalona, o en Illumbe contra el Valencia, es inevitable ilusionarse. Ojalá nada trunque su carrera, porque apunta muy alto. Y tiene contrato con el Lagun Aro hasta 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>