30
nov 11

¿Barondependencia?

Me ha costado convencerme, y me sigue costando hacerlo, de que realmente sea así, pero los números son tozudos. Cuando Jimmy Baron ha jugado bien y ha metido triples con un buen porcentaje, el Lagun Aro ha ganado; cuando ha jugado mal, el Lagun Aro ha perdido. 22 puntos con 3/6 en triples contra el CAI: victoria. 21 puntos y 4/6 en triples contra el Manresa: victoria. En los demás partidos ha estado por debajo de los 15 puntos y el 25% en triples, y su equipo ha perdido. La única excepción se produjo contra el Real Madrid, encuentro en el que metió 15 puntos con 3/7 en triples y el resultado fue de derrota

Entonces, ¿hay Barondependencia? Por suerte o por desgracia, parece que sí. Por suerte, porque sigo pensando que es uno de los mejores jugadores de la liga y que acabará jugando bien, lo que se debería traducir en victorias. Por degracia, porque no es bueno que un equipo dependa tanto de un jugador.

Atribuir las victorias y las derrotas a que Baron tenga o no el día me parece demasiado simple. Es verdad que el equipo juega sistemas para él y que por ejemplo el otro día contra el Alicante falló tres triples totalmente solo, lo que hizo mucho daño al equipo. Pero, como dijo Sito, habrá que buscar soluciones para que cada mal partido del escolta no acabe en derrota.

En este sentido, habrá que exigir más también a otros jugadores. La cuestión es si pueden darlo.  Papamakarios, sin ir más lejos, es el primer relevo en el juego exterior y aporta en trece minutos por partido dos puntos y una asistencia. Los dos últimos años pedíamos más a Lorbek por ser también el primer relevo y, pese a que aportaba bastante más que Papamakarios, no parecía suficiente. El griego en ataque no da casi nada y su supuesta fama de gran defensor la ha acreditado en algunos partidos, pero en otros no. Si no sube su rendimiento, hay un problema serio ahí, porque el otro exterior es Lander Lasa, que no juega. Por tanto, si Baron y Vidal juegan mal o tienen una lesión, no hay alternativa. De hecho, el otro día Sito puso a Salgado y Neto juntos.

Igual de corta es la rotación en el juego interior. Sin Lorant y Korolev, con los que no se podrá contar hasta mediados de enero o febrero, el juego interior se lo reparten básicamente entre Panko, Doblas y Adeleke, porque Betts está para pocos trotes. Teniendo en cuenta que Panko juega abierto, Doblas y Adeleke son la referencia interior. Es verdad que con Sito los pivots pierden protagonismo en la faceta anotadora, pero lo mismo que se ha dicho de Baron se puede aplicar a ellos dos. La victoria en Zaragoza llegó tras un último cuarto colosal de Doblas, y la de Manresa tras un partidazo del nigeriano. Es decir, hace falta también una actuación consistente del pívot de turno para ganar. Pero, ¿pueden hacerlo más a menudo? Las dudas al respecto son razonables. Sito defendió la semana pasada con entusiasmo la opción de sustituir a Lorant por Olaizola y no ir al mercado. ¿Seguirá pensando lo mismo? ¿O habrá cambiado de opinión y quiere fichar? En mi opinión, este equipo necesita un cinco titular como el comer. Con este juego interior, y con los inesperados problemas en el exterior, tocará sufrir. Los resultados hasta el momento lo demuestran.


22
nov 11

Cogiendo sitio

Han pasado ocho jornadas de liga y más o menos los equipos van cogiendo su sitio en la clasificación. El Barcelona y el Real Madrid van primero y segundo, les siguen el Caja Laboral y el Unicaja y también están arriba el Valencia y el Cajasol. Vamos, lo previsto. Como que ya ocupen los dos últimos puestos el Valladolid y el Obradoiro, dos de los principales candidatos al descenso, pese a la igualdad en la zona baja.

El Manresa, el Alicante, el Fuenlabrada y el CAI Zaragoza opositan por ahora a ser el equipo revelación y darse una alegría entrando en la Copa del Rey, y los que están por debajo de las expectativas son el Bilbao Basket y quizás el Gran Canaria, todo ello teniendo en cuenta que entre el octavo clasificado (Manresa), que es el último puesto con premio copero, y el último (Valladolid), solo hay dos victorias de diferencia.

Ahí, dentro de ese grupo se mueve el Lagun Aro GBC, aunque por ahora más abajo que arriba. Tiene la clasificación para la Copa casi imposible por su horrible inicio (0-4 incluyendo derrotas contra los dos últimos, Valladolid y Obradoiro), pero, ¿a qué puesto debería aspirar el GBC? Contando con que el Bilbao Basket vaya para arriba y se mete tarde o temprano entre los siete primeros, del octavo para abajo nadie va sobrado.

Un equipo capaz de poner a la vez en la cancha a Baron, Vidal y Panko, tres de los mejores jugadores de la liga, debería aspirar a estar en la zona media de la tabla e incluso a luchar por el play-off. La pareja de bases que forman Salgado y Neto también parece estar a la altura de luchar por algo más ambicioso que la simple permanencia. Pero, ¿y los demás? Está claro que a partir de ahí el nivel de la plantilla baja. Papamakarios es el primer relevo exterior y debe aportar más y por dentro todos los pivots deben dar un paso adelante. Lo está dando ya Kenny Adeleke, pero ¿será suficiente para convertirse en el pívot titular junto a Panko? Doblas, pese a estar en mejor forma que nunca, no está cómodo, Betts no da mucho más de sí porque su condición física es muy justita y encima Lorant se ha lesionado para varias semanas justo cuando empezaba a asomar la cabeza.

La buena actitud y disposición del equipo y la extraordinaria aportación de Panko como cuatro están logrando paliar el déficit en los puestos interiores, pero sin Lorant la rotación queda con Panko, Adeleke y Doblas, más Betts para momentos puntuales. Muy poco. Teniendo en cuenta que el regreso de Korolev está aún lejano, el club debería plantearse muy seriamente fichar. Los próximos partidos –Alicante, Caja Laboral, Joventut, Fuenlabrada y Gran Canaria- marcarán probablemente el devenir de la temporada. Con un plus en los puestos interiores el Lagun Aro estará capacitado para dar un salto en la tabla, pero si acaba el año 2011 todavía metido en los puestos de abajo y no viene un pívot de garantías, la temporada puede ser más dura de lo previsto.


15
nov 11

Una apuesta elogiable

En un momento en el que el baloncesto de la ACB tiende a marcadores cada vez más rácanos, al ritmo lento, a un scouting desmedido del rival de turno y a las defensas estudiadas al milímetro, lo que puede ser una de las causas de que no acabe de enganchar al gran público en la televisión, hay un equipo que juega a meter más puntos que el rival, a buscar sin miedo la canasta y a arriesgar en defensa. En definitiva, a hacer un baloncesto atractivo. Es el Lagun Aro GBC. Es el estilo Sito. 

Su apuesta aún no se ha traducido en muchas victorias, solo dos en siete jornadas, pero su equipo ya empieza a tener un sello propio. La apuesta de Sito, aunque arriesgada para un equipo de la zona media-baja de la tabla, es elogiable. Habrá veces en las que criticaremos -probablemente un servidor el primero- su juego alocado en algunos momentos, los puntos (demasiados) que concede o que Papamakarios lance un triple en contraataque con 20 segundos por jugarse y sin rebote, como hizo el otro día, pero hay que reconocer que, excepto el debut contra el Obradoiro, los partidos en Illumbe han sido una gozada para el espectador, que también es algo importante. 

Si algo necesitaba este proyecto era la ilusión que la mayor parte de la afición había perdido. Los seguidores del Lagun Aro estaban hartos de que su equipo jugara un día bien y al siguiente mal, y de que cada dos por tres el equipo bajara los brazos y recibiera una paliza tras otra en los partidos a domicilio, mientras el entrenador decía que solo habían sido dos minutos malos o no daba mayor importancia a las derrotas porque el objetivo mínimo, la salvación, ya estaba encarrilado. 

Este Lagun Aro, pese a las derrotas, ha enganchado a la gente, lo cual tiene todavía más mérito. Contra Unicaja, Valencia y Manresa, el equipo ha mostrado un espíritu de lucha que no tenía antes y se ha dejado hasta la última gota de sudor, y la afición lo ha agradecido. Meter una media de 90 puntos en estos tres partidos es también una manera de atraer a más aficionados. La entrada en el pabellón el otro día no era espectacular -5.800 espectadores- pero el ambiente fue bueno. Si en algo ha insistido Sito es en conseguir una atmósfera propicia en Illumbe, porque está convencido de que la afición gana partidos en la ACB. Para confirmar que tiene razón, no hay más que darse una vuelta por canchas como Fuenlabrada o Manresa, por citar a dos clubes de la liga de los modestos que hacen de su pabellón un fortín año tras año. 

Llenar Illumbe parece ya una utopía, pero en cuatro jornadas el GBC ha conseguido que, a diferencia de otros años, todos los aficionados estén con su entrenador y sus jugadores. Solo falta que el equipo confirme su crecimiento de las últimas tres semanas y que el baloncesto atractivo y las victorias vayan de la mano para salir cuanto antes de la zona baja de la clasificación, que debe ser el único objetivo ahora. Soñar con metas más ambiciosas después del 0-4 en el inicio liguero parece una misión imposible.


09
nov 11

1-5. ¿Por qué?

Imagen de Gorka Estrada

El Lagun Aro GBC no ha empezado la temporada como esperábamos. Ganar un partido y perder cinco en las seis primeras jornadas es un balance malo, muy malo, tan malo que el equipo ocupa puestos de descenso, algo que no pasó los tres últimos años, no lo olvidemos. Tres años en la ACB que parecían quedar atrás con un relevo en el banquillo que insufló nuevos ánimos a todos. Pero en la cancha el inicio no ha podido ser peor. No ha estado a la altura de las expectativas.

Al Lagun Aro no le ha acompañado la suerte. Eso es indudable. Los cinco partidos los ha perdido por un margen muy estrecho. Jugó mal pero tuvo opciones de forzar la prórroga contra el Obradoiro. Empezó fatal frente al Valladolid pero Baron tuvo un tiro libre para ganar, contra el Estudiantes desperdició de forma inexplicable 21 puntos de ventaja en el tercer cuarto y ante el Unicaja y el Valencia dio la cara y jugó bien, pero perdió porque los equipos grandes en la ACB no perdonan y porque los árbitros tiran siempre al mismo lado… Lo fácil sería decir que el equipo merecía tener un par de victorias más y que en ese caso iría noveno, pero no se puede caer en eso, porque actitudes de este tipo ya ha habido de sobra en el club hace bien poco. Más bien, hará falta buscar los motivos. Si el Lagun Aro va 1-5 y es penúltimo es por algo. Eso es lo que hay que analizar. En este sentido, creo que Sito Alonso no va a caer en la complacencia ni el conformismo.

Panko y Vidal están a un altísimo nivel y Neto ya empieza a deslumbrar, formando una interesante dupla con Salgado. Pero, ¿y los demás? ¿Es competitiva la plantilla? Ahí ya hay más dudas. Cuando menos, está descompensada. El juego interior no tiene una referencia. No lo son, ni lo serán, Betts, Adeleke y Lorant, visto lo visto hasta ahora. Pueden y deben mejorar, porque su aportación hasta ahora es muy escasa, pero no serán la referencia del equipo. Debería serlo Doblas, pero en tres de los seis partidos se ha ido a la calle por faltas y no ha podido estar, por tanto, en los minutos decisivos. Sí jugó los últimos minutos en Zaragoza, donde además brilló tanto en ataque, anotando tres importantes canastas, como en defensa, donde puso dos tapones. Coincidió con la única victoria del Lagun Aro. No es casualidad. Pero debe hacer actuaciones así más a menudo. Si en los próximos partidos entre los cuatro interiores puros –el quinto es Panko– no dan un paso adelante, el club tendrá que acudir al mercado, porque no puedes jugar una temporada entera en la ACB sin un pívot de garantías que te ofrezca alternativas en ataque y solidez en defensa. Si no se han hecho bien los deberes en verano –tampoco se puede negar aquí la mala suerte con la lesión de Korolev y la espantada de Ajinca, pero hubo tiempo para reaccionar–, habrá que hacerlos ahora.

El juego exterior no se libra de los problemas en este inicio de liga. Todos alardeamos en verano de que el juego exterior del Lagun Aro es un lujo. Ahora no lo parece tanto. Primero, porque Panko juega prácticamente todos los minutos de ala-pívot. Segundo, porque la mala racha de Baron en el tiro empieza a preocupar. Es cierto que su sequía de puntos es compensada por Panko y Vidal y que ha mejorado en otros aspectos del juego, pero sus triples son necesarios. Tampoco es casualidad, como en el caso de Doblas, que su único partido bueno de la temporada coincidiera con el único triunfo del equipo. Y tercero, porque el primer relevo exterior, Papamakarios, está decepcionando. Cierto es que en los dos últimos partidos lo ha hecho bien en defensa, pero apenas aporta en ataque y el primer recambio de Baron y Vidal debe dar más. Solo mete 1,8 puntos por partido, que es muy, muy poco.

La escasa aportación del banquillo en todos los puestos excepto el base hace que los titulares como Panko, Vidal o incluso Baron se estén cargando de muchos minutos. Puede ser otra de las causas de las derrotas. Quizás los fallos en los tiros libres de los últimos minutos contra el Valladolid y el Valencia fueron motivados por el cansancio, porque a priori estos jugadores son muy fiables de la línea de personal y no les suele temblar el pulso. Al menos, hasta ahora no les temblaba.

El banquillo debe aportar más, la rotación debe ser más fiable. Solo así se podrá subir la intensidad defensiva –el Lagun Aro es el tercer equipo que más puntos recibe con 80 por jornada– y podrán algunos titulares tomarse respiros más prolongados. No podemos pretender que Panko, a punto de cumplir 34 años, sea un valladar en defensa, meta 20 puntos, coja 7 rebotes y fuerce 5 faltas jugando 35 minutos o más todos los partidos de aquí hasta mayo. Papamakarios, Lasa, Lorant, Adeleke y Betts –es decir, prácticamente medio equipo– promedian 8 minutos y totalizan, entre los cinco, diez puntos por partido.

El equipo mejoró ante el Valencia y dio motivos para la esperanza. Incluso la afición salió ilusionada pese a la derrota. El problema es que ya ha perdido contra tres rivales directos como el Obradoiro, el Valladolid y el Estudiantes y se ha metido en el pozo a las primeras de cambio. Este año no se habla de Copa, ni de nada parecido._Solo de sacar la cabeza de abajo cuanto antes para que esto no se complique más de lo esperado. Con sus carencias, el Lagun Aro parece más que otros rivales que tiene por delante. Pero debe empezar a enlazar victorias ya.